Medialab Prado

Compartir

Escuchando los ritmos de la ciudad

Aproximación de César García a la convocatoria Madrid Escucha.

Personas relacionadas

Madrid Escucha es una oportunidad para explorar la ciudad, para intuir cómo se pueden introducir nuevos procesos de cambio y para compartir el camino con otras personas interesadas.

Los grandes procesos de cambio nunca se producen solos. Son una combinación de numerosos factores: encontrar los interlocutores adecuados, encajar dentro de los tiempos e intereses políticos, movilizar a personas que hasta ese momento eran periféricas a la cuestión, etc.

En este sentido, la convocatoria de Madrid Escucha llega en un momento, a priori, bastante fructífero. El gobierno actual de nuestra ciudad aboga por la participación ciudadana y por la escucha de las necesidades particulares. Numerosos procesos online y espacios de distrito se han abierto en los últimos meses para atender estas necesidades. La incorporación de trabajadores municipales en Madrid Escucha permite comprender mejor cómo funcionan estas dinámicas y detectar dónde, y con quién, se puede comenzar a intervenir. Todos estos elementos, junto con el impulso de promotores y colaboradores, pueden ser germen de cambios en la ciudad.

El tiempo del que se dispone durante la convocatoria es limitado y, en ocasiones, bastante caótico: cientos de personas que se sientan juntos por primera vez, reunidos en torno a nueves ideas, que cada una ha visualizado de una forma diferente. Es un momento muy especial, en el que cada uno expone sus anhelos sobre cómo le gustaría mejorar la ciudad, cómo le gustaría transformarla, y empieza a desentrañar el código que subyace a todos estos procesos. Es un momento de cambio, en el que se pasa de una posición pasiva a una mucho más activa, en el que las ideas individuales se convierten en pasos concretos que realizar en grupo.

Durante los últimos años he participado en muchas iniciativas similares y, más allá del resultado final, o del grado de consecución del proyecto, siento que estas experiencias son positivas como procesos de aprendizaje y creación de grupos de interés. Son una oportunidad para comenzar a recorrer un camino junto con otra gente con las mismas inquietudes, personas que pueden (o no) trabajar en la administración, ciudadanos o funcionarios, con enormes ganas de aportar su granito de arena para la mejora de la ciudad.

Todo cambio es confluencia de voluntad, casualidad y, por supuesto, de mantener los oídos escuchando activamente para acertar con los tiempos. Espero que Madrid Escucha facilite que mucha gente sepa cómo escuchar los ritmos de la ciudad, para poder así promover el cambio que esperan para sus ciudades y ver cómo se convierte en una realidad.
Condiciones de uso