Medialab Prado

Compartir

Gambiarra: The Prototyping Perspective

Presentación de la comunicación de Gabriel Menotti Gonring en el marco del seminario de Interactivos?'10: Ciencia de barrio. [streaming en directo]

 

El prototipo es un objeto crítico con su propia función. No está terminado; puede no funcionar. Lo que caracteriza al prototipo es, en primer lugar y principalmente, su auto-reflexividad sobre su funcionamiento: utilizarlo es testarlo y evaluarlo. El efecto más importante del prototipo es, por ende, el aparente razonamiento colateral sobre su fallo, lo que supone un feedback al proceso del prototipado. Cada prototipo es tan sólo una iteración descartable de la cadena, un paso para superarse con el objetivo de producir los parámetros del diseño de un producto ulterior. El objetivo sincero de cualquier prototipo no es más que autodiferenciarse, de la misma manera que el proceso de prototipado pretende producir una diferencia fundamental de un estándar, dirigido a la fabricación de un millón de artefactos estandarizados.

Por supuesto, el aislamiento de laboratorio del prototipado pierde su valor una vez las topologías de la manufactura se hacen más fluidas. Entonces, no sólo las dinámicas del diseño y de la producción se acercan entre sí, sino que también se funden con el uso cotidiano de los objetos. Uno de los campos en los que se puede percibir mejor es la ingeniería del software, que demanda probar los prototipos por parte de un gran número de usuarios. Siguiendo el lema "sacarlo al mercado rápido, y sacarlo a menudo" del software libre, las versiones beta se sacan al público lo antes posible, de manera que puedan ser depuradas en el exterior. Con la aparición del hardware abierto y modular, este paradigma se aplica también al diseño de objetos físicos –siendos sus hitos el microcontrolador Arduino y las impresoras 3d como la RepRap.

En este nuevo escenario, un prototipo puede ser considerado un objeto suficiente, cuya integridad se produce en el mismo instante en que se pone en funcionamiento. Por ello, basado en el trabajo de Derrida, Simondon y Flusser, intentamos aproximar el concepto tradicional de prototipo al brasileño de la gambiarra. Gambiarra es una corrección improvisada de un artefacto disfuncional, normalmente con la intención de combinarlo con otro objeto. Uno de los ejemplos de gambiarras más claro es el uso de alambre de metal en las antenas de televisión para compensar las deficiencias en la recepción de la señal. Así como los tradicionales prototipos se creaban sobre la base de las expectativas y de la integridad, las gambiarras nacen de la decepción y del fracaso. Por ello, si el prototipo tradicional limita el objeto técnico hacia lo concreto, la gambiarra lo abstrae más allá, y al mismo tiempo revela las potencialidades y limitaciones de sus distintas partes. El uno apunta hacia la estandarización industrial; el otro, post-industrial, se aleja de ella.

Condiciones de uso