Medialab Prado

Compartir

Kurt von Laven

Mi aproximación a Medialab-Prado
Encontré Medialab gracias a Jacob Wittenberg, quien, al momento en que escribo, estudia en la Universidad de Stanford en los Estados Unidos, como yo.  El Programa de Estudios Extranjeros Bing (BOSP) nos dio la oportunidad de pasar un trimestre en Madrid, y la clase Integración en la sociedad española: aprendizaje de servicio y oportunidades profesionales, enseñada por la profesora Sheila Klaiber, nos dio la oportunidad de pasar parte de ese trimestre como becarios.  Había muchas organizaciones en que podía haber cumplido la práctica, pero solo Medialab-Prado, que Jacob había descubierto y recomendado a la profesora Klaiber para estudiantes futuros, ofreció la posibilidad de emprender un proyecto independiente.

Llevaba varios meses queriendo desarrollar una alternativa a las contraseñas tradicionales y estaba entusiasmado con hacerlo en Medialab.  Nunca hubiera imaginado una comunidad tan interdisciplinar y flexible. Todos siempre estaban dispuestos a sonreír y ofrecer apoyo.  Aunque la mayoría de las veces venía con el propósito de programar, a veces las discusiones eran demasiado interesantes que no podía ignorarles.  A través de BOSP, tuve muchos medios para conocer a España, pero un debate sobre la relación entre el internet y el activismo en la actividad Redada 6 resultó ser mi mejor maestro, porque me dejó escuchar ideas innovadoras de españoles librepensadores. Llegué a apreciar mejor el valor de la libertad de expresión y el código abierto.

Por esa razón decidí publicar el código fuente de mi proyecto, titulado SyneSafe.  La aplicación y su código fuente estarán disponibles en online hasta junio de 2012.  El prototipo demuestra como las relaciones innatas que algunos sinestésicos tienen con los colores podrían ser usados para construir contraseñas fuertes y memorables.

Muchas gracias a todos en Medialab por darme mi mejor experiencia en España y os deseo mucha suerte.
Condiciones de uso