Medialab Prado

Compartir

Programa del seminario Interactivos? México'08 - Tecnologías de la risa

01.08.2008 17:00h - 21:00h

Lugar: Aula Magna – Centro Nacional de las Artes de México DF

Programa de presentaciones y seminarios que se celebrará el 1 de agosto en el Centro Cultural de España en México,, durante la jornada inaugural del taller internacional de producción de proyectos Interactivos? México'08: Tecnologías de la risa, que finalizará el 16 de agosto de 2008. Entrada libre hasta completar aforo.

Con la participación de José Luis Barrios (México), Fabián Giménez Gatto (Uruguay), Miguel Ángel García (España) y Antonio Lafuente (España).

PROGRAMA

Programa

1 de agosto

Lugar:
Aula Magna – Centro Nacional de las Artes
Río Churubusco No.79 esq. calzada de Tlalpan
Colonia Country Club - México D.F.
Info: Eva Gómez // gomez@ccemx.org


José Luis Barrios (México): El cuerpo grotesco: la risa como positividad estética

Las relaciones entre la risa y lo grotesco en la Historia del arte y la Cultura pre-modernas permiten entender la función del humor, previas a los sistemas de representación de modernidad, como pura afirmación de la vida. Si el humor, en los siglos XVII y XVIII tenían que ver con las formas de los juegos cortesanos, en el caso del la cultura barroca, o con la crítica política en el caso de la caricatura en los movimientos ilustrados; en el mundo clásico griego y en la cultura medieval, la risa guarda una relación directa con el cuerpo como acto celebratorio de la exuberancia del erotismo y la vida. Al lado de las tecnologías de representación estética normalizadas (el teatro, la literatura, la pintura) el cinismo, de un lado; y el carnaval y la orgía, por el otro; aparecen como dos formas donde la risa y el humor son campos de intensidad a partir del cual se desestabiliza el orden social y político por la pura postiividad de la vida.


Fabián Giménez Gatto (Uruguay): Panegírico de lo risible: las formas felices de una erótica de la banalidad

Un esbozo sobre la fórmula de una erótica de la banalidad a partir de un ejercicio anfibológico en torno a algunos epítetos de grueso calibre –estúpido, falso, superficial, banal- presentes en las diatribas contra el arte contemporáneo. Una delineación de las formas felices de esta erótica de la banalidad en el humor (Deleuze), la risa (Bataille) y la alegría (Rosset). Finalmente, rastreará estos efectos de sentido en los performances de Annie Sprinkle y de Bob Flanagan.


Miguel Ángel García (España): Riéndome de dolor

Desde hace unos doscientos años, en el alba de la Revolución industrial y la Revolución Francesa, se nos viene acostumbrando a la tenebrosa asociación entre la risa y la alegría. Todo sucede como si debiéramos reir por una especie de "imperativo mecánico" que ha terminado por sustituir al "imperativo categórico" kantiano, es decir, por mantener la salud y el buen funcionamiento de la máquina estatal. Y en efecto, desde la Revolución Francesa la risa es un asunto de salud pública, que llega a su apoteosis en las imágenes de ciudadanos felices, "reidores" profesionales, que aparecen en las imágenes de los totalitarismos modernos: los obreros que ríen en las imágenes del Cine-Ojo de Vertov o los ciudadanos-máquina perfectos que aparecen en Olimpia de Leni Riefenstahl, con la risa siempre asomando entre los dientes, consolándose así de su inmenso dolor. Pero al asociar la risa al paraiso político-social, hemos ido reprimiendo los antiguos y brutales usos sociales de la risa, menos consoladores, y que emergen sin embargo como lava entre los intersticios de la dominación política: reir para matar, es decir, para vencer o humillar al enemigo; reir para arrasar el lenguaje, asolarlo y confundirlo; reir, sobre todo, por nada...


Antonio Lafuente (España): Reos de Risa

La risa es un asunto muy serio. Vender bonito, tener agrado o ser divertidos no es ocupación para cómicos, sino obligación social. La risa así tiende a ser simulada, artificial y mecánica. Más que opio para el consumidor, es un dispositivo del vendedor. La risa es múltiple, tan elusiva como la mueca forzada, el tic zoilo y el gesto libre, pero para manifestarse necesita de un mundo común habitado por humanos interactivos y crecientemente interpasivos.

 

Aecid Centro Cultural de España en México

En colaboración con el Centro Multimedia – Centro Nacional de las Artes

 

Condiciones de uso