Medialab Prado

Compartir

Ana Romeral

Multimedia

    Mi experiencia en Medialab-Prado

    "¡Hola a todos!

    Mi nombre es Ana Romeral y estuve haciendo prácticas de mediadora cultural en Medialab-Prado entre el 27 de abril y el 31 de mayo de 2009. La forma en que entré en contacto con Medialab fue a través del Servicio de Orientación y Planificación Profesional (S.O.P.P.) de la Universidad Carlos III de Madrid, donde estaba realizando un máster en Gestión Cultural. Medialab contactó conmigo para saber si estaría interesada en hacer prácticas con ellos y, si era así, para fijar una fecha para conocernos. La entrevista, muy distendida y agradable, fue a los pocos días con parte de su equipo (Laura, Gabi, Patricia y Ana). En ella me explicaron cuáles serían mis funciones, mis horarios, etc. Al poco me comunicaron que en breve empezaba las prácticas. Mi horario era de martes a viernes por la mañana, lo que me permitía compaginar el trabajo en Medialab con mis estudios del máster y otras actividades que realizaba algunos fines de semana. Mis funciones serían las de mediadora (cubriendo el puesto de Ana durante el mes en el que ella no estuviera) y ayudando en la organización y catalogación de los fondos de la biblioteca. Ana, antes de irse, fue mi “maestra”. Ella me enseñó en qué consistía el trabajo de mediadora, cómo poner toooodo en marcha por las mañanas, etc, etc, etc. El aprendizaje fue continuo ya que siempre surgió alguna cosa nueva e interesante que aprender, bien vinculada a los proyectos que se estaban desarrollando o a cualquier otro tema relacionado con éstos. Gabi, Dani y Santi fueron mis otros compañeros de espacio y también ellos me ayudaron muchísimo en mi aprendizaje, especialmente a nivel tecnológico, donde no se puede decir que fuera una experta precisamente. A todos ellos habría que sumar a Carlos, otro chico en prácticas que entraría a los pocos días en Medialab; otros estudiantes que hacían ahí parte su trabajo de investigación; los compañeros de la oficina; las mediadoras de por las tardes con las que coincidía un ratín; y todas las personas que iban allí a trabajar e interesarse en lo que se hacía en Medialab. De todos aprendí algo, bien fuera de una manera más teórica o más práctica. A nivel de estudios, la experiencia no pudo ser mejor: poder trabajar como mediadora en un proyecto cultural en pleno desarrollo, en el que se te da la oportunidad de colaborar activamente y en el que puedes estar presente en sus procesos de producción, desarrollo y difusión era una oportunidad única para una estudiante de gestión cultural. A nivel personal, mi paso por Medialab me permitió, además de disfrutar de la compañía de toda la gente que allí conocí, ampliar mis conocimientos sobre temas que me interesaban muchísimo, como por ejemplo el procomún, y conocer artistas y gente implicada en ellos. Nada de lo que aprendí ahí ha caído en saco roto y ahora sigo buscando información sobre lo que allí vi, dando la tabarra a quien se tercie sobre ello. Y tanto una cosa como otra me ayudaron enormemente a nivel profesional. Cuando terminaron las prácticas realicé otros trabajos siempre vinculados con la gestión y la mediación cultural en empresas e instituciones culturales, pero como la crisis dichosa llega a todos los sitios... Ahora no pierdo el tiempo e intento seguir formándome en el mundo de la gestión y mediación, viendo lo que se hace de nuevo y no tan nuevo en el mundo de la cultura."

    Por Ana Romeral

    Condiciones de uso