Medialab Prado

Compartir

Pablo García

Mi experiencia en Medialab-Prado:

"Hola,

Soy Pablo García y estuve trabajando como mediador cultural en Medialab-Prado únicamente durante el mes de julio. Pese a la brevedad de mi estancia creo que pude impregnarme de la dinámica de trabajo del Medialab y continuar en la misma senda. Cuando yo comencé mi trabajo en el centro se estaba acabando el taller de "Interactivos?". Pude ver el final de esta actividad y las relaciones que allí se daban a la hora de sacar los proyectos adelante. Me interesó mucho la conducta de los participantes, el desarrollo colaborativo y las temáticas planteadas. Me di cuenta de que una de las características más importantes de Medialab era el trabajo en equipo. Como vi que durante el mes de julio había poca actividad, especialmente durante el fin de semana, que era cuando yo trabajaba, decidí fortalecer las relaciones con los usuarios y ofrecerme a participar como músico o técnico en los proyectos que ellos desarrollaran, dentro o fuera del centro. Así fue como entré en el Colectivo Visionlab 4D y participé con ellos en su instalación de La Noche en Blanco. Para mí lo más destacable de mi labor en Medialab era la posibildad de un trato humano directo que permitía el desarrollo de un trabajo en grupo de manera muy fluida, cosa que es difícil que pase si no se parten de unas buenas premisas. En este caso se le daba mucha importancia al procedimiento y no la autoría, lo que permite sumar esfuerzos y construir en común un proyecto con un resultado final satisfactorio para todos. El espacio único de convivencia entre los mediadores y los usuarios me parece un gran acierto y espero que no se cambie con la nueva ubicación. Rápidamente se forma una sensación de pertenencia al espacio, de grupo. El que se formara un equipo entre los trabajadores y los usuarios me sorprendía gratamente en lo personal, ya que siempre he trabajado en otras condiciones. En el aspecto laboral también fue positivo, pese a que sufriera la reducción de plantilla, ya que por medio de Ana, una antigua mediadora, conseguí trabajo rápidamente el el espacio CAMON, manteniendo. Se echa de menos el trabajo en Medialab. Creo que todos los mediadores con los que he convivido opinan lo mismo. Medialab además de arriesgarse con las propuestas artísticas, científicas y tecnológicas aplica gran parte de lo aprendido para su propio funcionamiento y creo que experimenta, a su manera, con las relaciones laborales de los trabajadores, ofreciendo mucha libertad y una posibilidad de desarrollo individual voluntario. Precisamente por eso me sorprendió la situación de crisis laboral que se produjo en el centro y la necesidad de despedir a los trabajadores en prácticas y recortar jornada. Creo que eso fue un palo enorme, pero también creo, sin hacer un ejercicio de falso optimismo, que la propia estructura desarrollada durante años favorecerá la recuperación y el desarrollo de nuevos proyectos y actividades, enmarcadas en una situación laboral digna para los trabajadores. Siempre he pensado que todas las innovaciones artísticas o técnicas tienen que tener un reflejo laboral para que haya transformación social, ya que si no es así solo podrían disfrutarlas personas con un poder adquisitivo previo, bien porque se lo costeen o porque puedan disponer del tiempo libre para su desarrollo. "

Por Pablo García. Octubre 2010

Condiciones de uso