Medialab Prado

Compartir

Patricia Domínguez Larrondo

Multimedia

    Mi experiencia en Medialab-Prado como mediadora cultural

    Mis primeros acercamientos a medialab fueron como público, primero para la exposición de Banquete03_metabolismo y comunicación (2003), y unos años después para Banquete05_ comunicación en evolución (2005) ambas en el Centro Cultural Conde Duque de Madrid, organizadas por MediaLabMadrid. En 2005 estaba comenzando los cursos del Doctorado de Humanidades en la Universidad Carlos III de Madrid. Mi tema principal de investigación era (y sigue siendo a día de hoy) sobre las relaciones entre el Arte y la comida: artistas que utilizan los alimentos como materiales, o exhiben, como obras de arte, las relaciones que se establecen en torno a una mesa.

    A finales del año 2005 se abrió, a través del SOPP (Servicio de Orientación y Planificación Profesional de la Fundación Carlos III de Madrid), una convocatoria de mediadores culturales para la exposición Condición Postmedia, dentro del programa educativo de MediaLabMadrid en el Centro Cultural Conde Duque, estas prácticas duraron hasta abril de 2006. Tuvimos un cursillo antes de comenzar la exposición durante los viernes y sábados de diciembre encabezados por Laura y Marcos. Éramos como unas 10 personas (no recuerdo el número exacto), ya que se buscaba apoyo de mediación tanto para Condición Postmedia, como para la exposición Digital Transit, en colaboración con Ars Electronica de Austria. Estas exhibiciones ocupaban varias salas del Conde Duque. Recuerdo estos primeros días de investigación de las obras, con gran cariño. Varios desconocidos nos reuníamos no sólo para discutir o exponer los proyectos, sino también, para realizar ejercicios prácticos (mas cercanos al teatro) de cara a afrontar la vergüenza o el miedo a acercarse a la gente. Me llamó la atención la figura del mediador, como se entendía por entonces, bastante nueva para mí, ya que había trabajado como guía de museos y como auxiliar de sala. Aquella figura dinamizadora me parecía de los más atractiva y novedosa. También recuerdo la implicación en el trabajo, por primera vez me sentía en participante activo de un proceso de elaboración y producción, con posibilidad de hablar con los artistas antes de la inauguración. Toda esta cercanía e implicación se vio acentuada en mayo de 2007 cuando tuve la oportunidad de volver a medialab como mediadora cultural de Interactivos?07: Magia y tecnología, y donde tuve la suerte de conocer al resto del equipo.

    En septiembre de 2007 entré a formar parte del equipo de gestión y producción de las actividades generadas en Medialab-Prado, hasta la actualidad.

     

    Condiciones de uso